El buque gris más veterano de la Armada Española. Así es el Contramaestre Casado (A-01)

EL ABUELO GRIS DE LA ARMADA

Casi con toda seguridad todos hemos visionado en alguna ocasión la famosa película de aventuras de 1933 King Kong, donde un equipo de Hollywood capturaba a un titánico gorila en la misteriosa Isla Calavera y lo transportaban hasta Nueva York a bordo de un barco mercante llamado S.S. Venture. Pues bien, el protagonista de este artículo se parece mucho al buque que llevó a bordo al colosal y famoso simio… de hecho, y por casualidades del destino, comenzó su vida transportando precísamente la comida favorita de los primates, hasta convertirse en el buque de transporte logístico militar que es hoy.

Interpretación artística de nuestro compañero de Foro Naval, Txema Prada, de unos comandos de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) tomando al abordaje al buque Contramaestre Casado (A-01) mediante un asalto con “fast-roap” desde un helicóptero SH-3D Sea King de la Quinta Escuadrilla de la FLOAN durante un ejercicio de adiestramiento

En general todo el mundo conoce algún que otro buque de la Armada Española, ya sea por su historial o por sus capacidades, como los grandes buques anfibios, los vitales buques logísticos, las fragatas, los BAM o el buque escuela Juan Sebastián de Elcano… y precisamente, junto al casi centenario Juan Sebastián de Elcano (A-71) de 1927 hay otros dos buques que son menos conocidos, pero que comparten casi la misma veteranía sirviendo con la Armada, como son la patrullera fluvial Cabo Fradera (P-201) del año 1961 y el buque de transporte Contramaestre Casado (A-01) de 1953, siendo precisamente éste el buque gris más antiguo en servicio con la Flota.

Excepto para los malagueños, cuyo perfil es muy conocido por ser el buque que habitualmente trae a los Caballeros Legionarios desde Almería para participar en la procesión del Jueves Santo escoltando al Cristo de Mena, el Contramaestre Casado (A-01) es un barco que pasa desapercibido para el público en general, a pesar de atesorar un historial muy interesante y realizar varias funciones imprescindibles para la Armada, como el transporte de materiales, el abastecimiento de equipos, pertrechos y municiones o el servir como escenario para el adiestramiento en abordajes para las unidades de operaciones especiales de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) y de Infantería de Marina (BRIMAR)

El buque de transporte ligero Contramaestre Casado (A-01) navegando junto al buque anfibio USS Nassau (LHA-4) de la US Navy durante un ejercicio conjunto con la OTAN (FOTO: Steven Harbour)

UNA HISTORIA TREPIDANTE

Nuestro protagonista arrancó su vida en el astillero sueco de Eriksberg Mek Verkstads A/B, de Gotemburgo donde fue construido en 1951 con el nombre de Leeward Islands, junto a otro buque gemelo llamado Windward Islands, para trabajar como barcos de transporte frigorífico de frutas (sobre todo plátanos y bananas) entre las islas Antillas y el Norte de Europa por la naviera sueca Trelleborg Angfartygs, disponiendo para ello de cuatro bodegas de carga de mercancías, divididas por la superestructura central en dos grupos de dos. Más tarde varió su ruta haciendo la linea Argentina, Golfo de Guinea y Europa, por lo que pasó en muchas ocasiones por los puertos del archipiélago canario.

En 1964 el Leeward Island fue adquirido por la naviera Fred. Olsen, junto con su buque gemelo Windward Island, por la necesidad de reforzar el boyante mercado de transporte refrigerado de frutas, cambiando sus nombres respectivamente por Bajamar y Bañaderos, sirviendo de transición en la compañía hasta la llegada, en 1968, de los ferrys Black Watch y Black Prince, de mayores capacidades y prestaciones.

El buque Contramaestre Casado (A-01) atracado en el muelle Nº2 del Puerto de Málaga tras desembarcar a La Legión el Jueves Santo. Se puede apreciar su aspecto de buque mercante clásico del siglo pasado con un castillo muy elevado (FOTO: JuanCris Ortiz)

Cuatro años más tarde, la compañía naviera Fred Olsen vendió el buque Bajamar a la naviera noruega Jensen & CO que lo renombró como Bonzo, hasta que en 1974 fue adquirido por la Refrigerated Express Service Ltd de Bahamás, que le cambió una vez más el nombre por el de Fortuna Reefer, hasta que ocho años más tarde fue vendido a la naviera griega Latam Shipping Co, rebautizando otra vez al buque, esta vez como Thanassis-K, usándose como nave para transportar artículos y mercancías de contrabando tras mutar la bandera helénica por la de Panamá.

Precisamente durante su vida como buque contrabandista, fue interceptado el 11 de agosto de 1982 en las Rías Bajas por las corbetas Vencedora (F-36) de la Armada y la patrullera Alcotán del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, durante un operativo conjunto contra esta actividad ilegal. Tras ser llevado al puerto de Vigo, donde se desembarcó la mercancía incautada, los armadores del Thanassis-K no se personaron durante las actuaciones judiciales, por lo que el buque se declaró como abandonado por sus propietarios, siendo a continuación incautado por el Ministerio de Hacienda, que lo sacó a pública subasta el 22 de noviembre de 1982.

Vista parcial del Contramaestre Casado (A-01) atracado en el Puerto de Málaga, donde se puede apreciar su cubierta de vuelo a popa y su superestructura central, así como una de sus dos plumas de carga (FOTO: JuanCris Ortiz)

UNA NUEVA VIDA COMO “EL ABUELO GRIS” DE LA ARMADA

La Armada en seguida le echó el ojo al Thanassis-K, ya que era un buque que se encontraba en bastante buen estado general, estando su casco construido con acero sueco de muy buena calidad, así que recomendó su adquisición al Ministerio de Defensa, que lo transfirió a la Armada Española mediante Orden Ministerial 324, publicada en el Diario Oficial 292/82, renombrandolo de manera definitiva como Contramaestre Casado (A-01) en la Lista Oficial de Buques (LOBA) recordando así al valiente y heroico marino D. José Casado Ferreiro, que se destacó por su humanitario comportamiento en el combate naval de Santiago de Cuba de 1898 frente a la escuadra enemiga de la US Navy en el Caribe.

A pesar de que el ahora nuevo C. Casado tenía aún unas lineas muy marineras con sus tres superestructuras (llamadas comúnmente islas que están distribuidas en castillo, puente y toldilla) y que presentaba un hermoso aspecto de buque de carga clásico, necesitaba de una serie de obras para adaptarlo a su nueva vida de buque de transporte militar, por lo que se le encargó al astillero vigués Nuevo Vulcano y ASCON que le realizara un completo recorrido de mantenimiento de su propulsión y estanqueidad, preparando las zonas de habitabilidad y de carga a los estándares militares e instalando dos nuevas plumas de carga hidráulicas capaces de izar cinco toneladas, que sustituyeron a los antiguos puntales originales.

Vista de uno de los dos cañones Oerlikon de 20 mm con que cuenta el C. Casado (A-01) para su autodefensa (Anti-HAS) así como una de sus dos lanchas RHIBs y una de sus dos plumas de carga (FOTO: JuanCris Ortiz)

Hay que señalar que durante las obras para su conversión sufrió un incendio en la zona de popa, donde se hayan las zonas de habitabilidad de la dotación. No obstante todo fue reparado y renovado, entrando el nuevo Contramaestre Casado (A-01) en servicio con la Armada el 23 de noviembre de 1983 con la clasificación de Buque de Transporte Ligero.

Curiosamente no sería el único fuego a bordo, ya que en mayo del 2019 sufrió un conato de incendio cuando estaba en el dique seco del arsenal de La Carraca para tareas de mantenimiento, que fue rápidamente sofocado por el equipo de seguridad de guardia, lo que evitó daños materiales y personales, quedando el buque en perfecto estado.

Vista de la superestructura central del Contramaestre Casado (A-01) donde se ubica el puente de mando, las zonas comunes de habitabilidad, el mástil principal con los equipos electrónicos de navegación y comunicaciones, y la chimenea para la salidacde gases del motor (FOTO: JuanCris Ortiz)

Para su nueva función militar, el C. Casado dispone de cuatro bodegas de 550 m² cada una repartidas dos y dos a cada lado de la superestructura central, dando una capacidad total para carga general de 2.500 m³ de volumen que pueden contener hasta 2.743 toneladas de carga.

La Armada también le instaló dos cañones Oerlikon de 20 mm. y dos ametralladoras MG-3 de 7,62 mm. para autodefensa y anti-HAS. También se dispusieron dos embarcaciones auxiliares semirígidas del tipo RHIB (la ya clásica Cormorán 750 y una Zodiak Mk.V más pequeña) y se habilitó en la superestructura de popa una cubierta de vuelo para operar con helicópteros medios del tipo AB-212+ o similares y para operaciones VERTREP de carga y descarga vertical.

El Contramaestre Casado (A-01) recibió su bandera de combate el 22 de julio de 1985 en la localidad de Mugardos, ciudad natal del marino que le da nombre al buque, siendo su primer comandante el por entonces Capitán de Corbeta D. Jaime Cervera Goyantes.

Vista de la popa del buque Contramaestre Casado (A-01) con la bandera de España a media hasta en señal de respeto y duelo por la celebración del Jueves Santo. También se puede apreciar la posición de la cubierta de vuelo (FOTO: JuanCris Ortiz)

MISIONES Y OPERACIONES

El buque Contramaestre Casado (A-01) tiene por misión principal el transporte de personal (tropas) y de materiales, municiones y pertrechos entre las distintas zonas marítimas militares, ayudando con ello al sostenimiento del apoyo logístico, que resulta vital para el buen funcionamiento de las bases y arsenales de la Armada. También es muy destacada la colaboración con diferentes agencias y organismos oficiales que piden la colaboración de la Armada para que transporten materiales que son necesarios para que puedan desarrollar sus fines.

Descarga del velero Aifos (Y-862) de la Comisión Naval de Regatas de la Armada (CNR) en el muelle de la Estación Naval de Porto Pí, en Palma de Mallorca (FOTO: Foro Naval)

A este respecto hay que recordar que el C. Casado realizó el transporte de las patrulleras donadas por el Servicio Marítimo (SEMAR) de la Guardia Civil a diversos países africanos para apoyar la lucha contra el tráfico humano, la imigración ilegal y la seguridad marítima, sin olvidar que también fue imprescindible su participación para transportar las embarcaciones hidrográficas Astrolabio (A-91) y Escandallo (A-92) a las diferentes zonas del litoral donde ha sido necesaria la realización de trabajos por parte del Instituto Hidrográfico de la Marina. Igualmente el buque ha realizado en algunas ocasiones el transporte de los veleros de regatas de la Comisión Naval de Regatas (CNR) de la Armada cuando han participado en algunas competiciones náuticas, por ejemplo llevando al velero Aifos (Y-862) desde la Escuela Naval Militar hasta Palma de Mallorca para participar en la Copa del Rey de Vela. No debemos pasar por alto uno de los transportes más curiosos realizados jamás por el C. Casado, cuando tuvo que llevar hasta Las Palmas de Gran Canaria la cabina y parte del fuselaje de un avión de pasajeros DC-9 donado por la compañía Iberia al Museo de Elder.

Estibaje de la proa de un avión DC-9 de Iberia en la cubierta del buque Contramaestre Casado para ser transportado al Museo de Elder, en Las Palmas de Gran Canaria (FOTO: Foro Naval)
El Contramaestre Casado (A-01) transportando en su cubierta dos lanchas Rodmam R-55 del Servicio Marítimo (SEMAR) de la Guardia Civil donadas a la guardia costera de Ghana (FOTO: Foro Naval)
Embarque de la Lancha Hidrográfica Transportable Escandallo (A-92) a bordo del Buque de Transporte Ligero Contramaestre Casado (A-01) para enviarla a una nueva misión del Instituto Hidrográfico de la Marina (FOTO: Foro Naval)

El C. Casado ha sido requerido en varias ocasiones para servir como escenario para el entrenamiento de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) de la Armada simulando ser un buque civil secuestrado que hay que rescatar o un buque contrabandista que hay que tomar. Igualmente ha sido prolífica la colaboración con la UEI de la Guardia Civil y los GEO del Cuerpo Nacional de Policía, simulando realizar un tráfico ilegal de estupefacientes o haciéndose pasar por un buque causante de problemas de seguridad o padeciente de una emergencia sanitaria. Por ello el buque ha recibido algunos motes graciosos, como suele normal en Cádiz, donde se le ha llamado en alguna ocasión “Contrabandista Casado” y “Sandokán de la Bahía”, en recuerdo del famoso pirata de la serie televisiva de los años ochenta.

Comandos de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) de la Armada Española desciendo mediante técnica de “Fast-Roap” sobre la cubierta de vuelo del Contramaestre Casado (A-01) desde un helicóptero SH-3D Sea King de la Quinta Escuadrilla de la FLOAN para tomar el buque mediante un asalto vertical (FOTO: Foro Naval)

No podemos dejar pasar una de las misiones más glamurosas del C. Casado, al ser el protagonista en infinidad de ocasiones de la Semana Santa malagueña, por ser el buque encargado de llevar a los diversos Tercios de La Legión (unidad de infantería ligera, muy preparada, del Ejército de Tierra) al Puerto de Málaga, donde desembarcan espectacularmente el Jueves Santo al ritmo de las marchas y cánticos legionarios, para participar en la procesión de la Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, realizando los cambios de guardia y la escolta del famoso Cristo de Mena. Es por ello que la silueta del Contramaestre Casado (A-01) es muy conocida y querida en la ciudad de Málaga, que le suele llamar por el apelativo de “El Barco de La Legión”.

El Contramaestre Casado transportando a los Caballeros Legionarios hasta el Puerto de Málaga, donde procederán a desembarcar para unirse al Cristo de Mena el Jueves Santo (FOTO: Foro Naval)

LA VIDA A BORDO DEL C. CASADO

A pesar de sus años, el Contramaestre Casado resulta ser un buque muy, muy confortable. La habitabilidad a bordo es realmente buena y bastante espaciosa, contando con una buena distribución de los espacios, tal y como nos explica nuestro amigo, el Brigada Electricista D. Francisco Ullés, cuando hablamos con él.

Como suele ser habitual en los buques de la Armada, los camarotes y sollados que hacen de dormitorios se dividen en la de oficiales, suboficiales y marinería, siendo para los primeros individuales, estado ubicados en la cubierta 01. Para los suboficiales y marinería la distribución es de dormitorios de cuatro literas (aparte del sollado para la dotación femenina) si bien lo habitual es que en la de los suboficiales sólo lo ocupen dos cabos 1º por sollado. Dichas cámaras o sollados son acogedores, equipado con mobiliario de madera maciza de estilo nórdico tipo “vintage” (armarios, escritorios, estanterías, taquillas, etc.) contando cada cámara con su cuarto de baño y conexión a internet y varios enchufes donde cargar los dispositivos electrónicos personales (teléfonos móviles, táblets, Pc, etc.) lo que hace que la vida a bordo se lleve mejor.

Cámarote de suboficial, con la habitual sobriedad típica de la Armada. Dispone de escritorio, litera y taquilla. En el mamparo hay un esquema del cuadro eléctrico del buque (FOTO: Foro Naval)

Llama la atención la comparativa de la habitabilidad con la de una fragata F-100 o un BAM, ya que a pesar de la evidente diferencia en la modernidad con, por ejemplo, la fragata Cristóbal Colón (F-105), el buque Contramaestre Casado (A-01) tiene la enorme ventaja de tener portillos en las cámaras y camaretas, lo que reduce muchísimo la sensación de “mamparitis” al permitir la entrada de luz natural y aire fresco del mar al tiempo que se puede ver lo que pasa en el exterior desde dentro del buque.

También por tradición, los espacios de comunidad (cámaras y camaretas) se dividen en tres categorias. La marinería tiene su propio comedor y un alojamiento con sofás, televisión y ordenador PC para las reuniones. Los suboficiales disponen también de su propia cámara, repartida en una especie de salón con sofás, televisión y su propio comedor. La cámara de oficiales, situada a crujía, tiene, del mismo modo, su propio comedor y un salón equipado con sofás y televisión donde se puede pasar el tiempo libre y charlar con los compañeros. Algunos de los camarotes de los oficiales se dividen en dormitorios (individuales) y oficinas y despachos donde desarrollan parte de su trabajo. El comandante dispone de su propia cámara con despacho, situado cerca del puente para que pueda acceder a él con rapidez y facilidad en todo momento.

Cámara de Oficiales. A diferencia de las fragatas, los BAM olos grandes buques anfibios y logísticos, en el C. Casado hay portillos y “ojos de buey” que permite la entrada de luz natural y aire fresco, lo que ayuda a mitigar la “mamparitis” (FOTO: Foro Naval)

La cocina del buque es única, preparándose la misma comida para todos por igual, si bien la manera de distribuir y servir el menú es diferente, dependiendo si se trata de la marinería (se pasa la bandeja por el mostrador del comedor), suboficiales (el sistema de gestión es similar al de un colegio mayor o residencia universitaria donde cada cual se sirve su propio plato) y los oficiales (son servidos en la mesa por los reposteros, al estilo de un restaurante). El comandante o su segundo siempre le dan el visto bueno al menú cada día antes de que se sirva al resto de la dotación cuando navega, haciéndolo en puerto el oficial de guardia.

Sobre la cocina hay que decir que es algo de vital importancia en un buque, ya que de su buena gestión depende la salud y hasta la moral o buen humor de la dotación. A los mandos de los fogones del Contramaestre Casado está la Cabo 1º Gara, asistida por el Cabo Jesús (llamado a bordo “el Chef sel Mar” merecidamente por su habilidad para preparar los pescados y mariscos) junto a los dos marineros de la plantilla asignados a la cocina. La comida a bordo es realmente buena, variada y abundante. Se come muy bien y de todo, verduras, hortalizas, carnes, pescados, frutas… con los típicos refuerzos para la vigilancia de la guardia nocturna, consistente en pizzas, bocadillos… y la tradicional y muy rica sopa de ajo de la Armada.

Comedor de Marinería. También suele usarse como punto de reunión y encuentro de ladotación durante los descansos a bordo (FOTO: Foro Naval)

La dotación habitual del C. Casado la componen 60 marineros, que cuidan del buque con cariño y esmero para que siga funcionando con eficiencia. No obstante hay que tener en cuenta que los años no pasan en balde, ya que el motor, por ejemplo, ya acumula setenta años de funcionamiento, por lo que muchas piezas y recambios hay que construirlas de manera artesanal. En cualquier caso es un motor bastante fiable, robusto y económico, que consume muy poco, lo que repercute en una buena autonomía. Aún en la actualidad la propulsión, a pesar de sus años, da 14 nudos con soltura, aunque suele navegar a 12 nudos.

Sobre el mantenimiento y funcionamiento diario del buque hay que señalar que, el Contramaestre Félix Pérez y su equipo de cubierta hacen auténticas virguerías, realizando un gran esfuerzo para que el aspecto del C. Casado siga siendo impecable y conserve su bella estampa de buque marinero clásico de otra era. Según nos cuentan, a pesar de los años y del tamaño (no es precisamente un barco pequeño a pesar de estar clasificado como Transporte Ligero) es un buque agradecido cuando se le trata con cariño y mimo. Esto unido al buen ambiente a bordo hace que el buque sea lo que en la Royal Navy se conoce como un “barco feliz” o “un barco afortunado” como los que ha descrito Patrick O’Brian en sus afamadas novelas.

Cámara de Suboficiales del C. Casado. Aquí se suelen reunir durante los descansos para charlar o visionar la televisión, resultando un espacio amplio confortable para tratarse de un buque de la Armada (FOTO: Foro Naval)

La vida a bordo no suele caer en la monotonía de las campañas largas, siendo a veces divertida y a veces entretenida. Sin duda gran parte de ese buen ambiente se debe al carácter gaditano de su dotación… y es que los gaditanos no suelen padecer de “morriña” como sus compañeros gallegos, que con las fragatas F-100 suelen hacer campañas muy largas y lejanas con las diferentes integraciones en las SNMG-1 y SNMG-2, o cuando tienen que dar la vuelta al mundo, como ocurrió con la Méndez Núñez (F-104) y la Cristóbal Colón (F-105) hace apenas un par de años, cuando tuvieron que vivir por dos veces consecutivas un “Día de la Marmota” al cruzar el Meridiano Cero.

Respecto a su comportamiento marinero, nos cuentan que se suele menear bastante cuando hay mala mar. Hay que recordar que en sus orígenes fue un buque platanero y que se llenaba de carga hasta las tracas, por lo que en la actualidad hay que lastrarlo muy bien para que se asiente en la mar, ya que habitualmente suele navegar con una carga muy por debajo de su capacidad total de transporte. Como navegante nos señalan que a nivel técnico es algo diferente a otros buques de la Armada, ya que la electricidad es antigua, sin automáticos, puesto que la mecánica es de otra era en la que no existía la electrónica ni las asistencias automáticas con que cuentan los buques más modernos y actuales, como las fragatas, los BAM, los BAC , los buques anfibios, etc.

Camareta de Cabos 1° del Contramaestre Casado. Aquí los cabos se reunen en su tiempo libre durante la navegación para charlar, tomarse un café o ver la televisión. Los “ojos de buey” ayudan a mitigar la “mamparitis” que puede llegar a afectar en otros buques más modernos de la Armada, como los BAM o las fragatas (FOTO: Foro Naval)

El Contramaestre Casado, gracias a su aspecto de buque mercante, es requerido en muchas ocasiones por la Armada para interpretar el papel de “malo” en los ejercicios navales en los que hace falta un escenario, lo más realista posible, para que las unidades de operaciones especiales puedan entrenar en el abordaje y registro de buques sospechosos. Estos ejercicios suelen tener una semana de duración y se realiza una o dos veces al año, participando en algunas ocasiones las Unidades de Operaciones Especiales de otros países aliados, que de esta manera obtienen un entorno muy realista para lograr un entrenamiento de gran calidad. Para ello se embarcan contenedores con los materiales y equipos que dichas unidades puedan necesitar para desarrollar sus simulacros y ejercicios de adiestramiento, que muy bien podrían recordar a las acciones descritas por nuestros amigos, los marinos y escritores, Luis Mollá y Fede Supervielle en sus excelentes novelas.

Le preguntamos al respecto al Brigada Electricista Francisco Ullés sobre si se pasa miedo cuando las unidades de élite (como por ejemplo los GEO del Cuerpo Nacional de Policía, los miembros de la UEI de la Guardia Civil, los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera o los comandos de la Fuerza de Guerra Naval Especial de la Armada) abordan por la fuerza el buque para reducir y detener a la dotación, o registrar y tomar el control del barco cuando interpretan su papel de contrabandistas o “malos” en los ejercicios… y nuestro amigo no puede evitar reírse. Nos cuenta que es como una navegación más, y que la integración con dichas unidades se hace de la forma más natural posible, ayudando en todo lo que se puede para que dichos simulacros y ejercicios se desarrollen con éxito.

Otro ángulo de la Cámara de Suboficiales. Está equipado con muebles macizos de madera y algunos sofás que le dan un toque confortable durante los descansos en las jornadas de navegación en la mar (FOTO: Foro Naval)

El resto de tiempo el C. Casado actúa en su papel principal de buque logístico transportando equipamiento, pertrechos, municiones, vehículos e incluso otras embarcaciones allá donde sea requerida su participación. En su papel de transporte de tropas, hasta ahora lo ha ido desarrollado una vez al año, cuando ha llevado hasta el Puerto de Málaga, durante la Semana Santa, a los miembros de La Legión del Ejército de Tierra para integrarse en la escolta del Cristo de Mena el Jueves Santo. Para ello se habilitan las bodegas con literas portátiles para hacer la navegación lo más confortable posible, mientras que los oficiales y suboficiales de La Legión comparten los camarotes con sus homólogos de la Armada.

No obstante, tras la baja de la LOBA de los dos buques de transporte logístico del Ejército de Tierra, El Camino Español (A-05) y Contramaestre Casado (A-04), así como el hueco que han dejado mientras no entre en servicio el nuevo buque recién adquirido por el Ministerio de Defensa para suplirlos, se estima que será habitual que el Contramaestre Casado (A-01) tenga que cubrir dicho hueco de manera transitoria. En cualquier caso es muy probable que el C. Casado siga en servicio más allá del hasta ahora estimado 2022, al menos hasta que haya un sucesor que pueda desarrollar con, al menos, la misma eficiencia y economía, las labores logísticas de transporte ligero.

Vista parcial de la Cámara del Comandante, que se divide en un dormitorio y en un despacho, donde realiza trabajos de índole administrativos (FOTO: Foro Naval)

Es cierto que el barco ya acumula muchos años, pero la Armada lo sigue manteniendo porque es un buque agradecido al que merece la pena alargarle la vida, aunque sea fabricando algunas piezas del motor y otros recambios de manera artesanal (por ejemplo las escobillas de los motores ya no se fabrican) , ya que a día de hoy no existen stocks comerciales que se puedan comprar. A nivel de electricidad aún se pueden ir encontrando, pero cada año es más difícil y complicado, porque dichos recambios se van dejando de producir por las empresas comerciales, como por ejemplo los contactores de fuerza. No obstante su dotación cuida con esmero todos los detalles del buque, pareciendo que cada año se crece y se va viniendo arriba. Por ejemplo, a pesar de su edad, nos cuentan que el C. Casado aún es capaz de funcionar al 90% de su capacidad con sólo 220 V de corriente continua, lo que habla muy bien de su buena economía operativa.

Puente del buque Contramaestre Casado (A-01) donde destaca un repetidor que le otorga un bonito toque “vintage” además de resultar totalmente funcional (FOTO: Foro Naval)
Vista del Puente de Mando del buque Contramaestre Casado (A-01) destacando su timonera de madera de aspecto clásico, la aguja giroscópica y las diferentes consolas de navegación, posicionamiento, Radar, comunicaciones, etc. (FOTO: Foro Naval)

Últimamente el C. Casado está realizando navegaciones de entre diez y quince días, que en buena medida están sustituyendo a las antiguas de tres días, de forma que ahora hay más tiempo entre unas y otras, y aunque la pandemia de coronavirus causada por el COVID-19 ha parado mucho casi todas las cosas, el buque sigue trabajando con normalidad y eficacia. La última navegación “global” transportando diferentes materiales entre las bases militares fue de 22 días (incluyendo los descansos en puerto) realizando la ruta: Rota – Cartagena – Mahón – Mallorca – Cartagena – Las Palmas – Ferrol – Rota, lo que sin duda supone un buen tirón para hacer de una vez en menos de un mes.

EL MARINO QUE LE DA NOMBRE AL BUQUE

Sobre el buque cabe recordar, que con su nombre, la Armada Española quiere recordar al marino D. José Casado Ferreiro, natural de la localidad ferrolana de Mugardos, que con el rango de Contramaestre participó a bordo del crucero-acorazado Infanta María Teresa en la batalla naval de Santiago de Cuba, donde la escuadra española comandada por el Almirante Cervera se inmoló durante la Guerra Hispanoamericana de 1898.

El Contramaestre D. José Casado Ferreiro fue un hombre excepcional que aún hoy en día sirve de modelo de conducta entre los profesionales de la Armada (FOTO: Wikipedia)

Precisamente en la batalla de Santiago de Cuba, el crucero-acorazado María Teresa recibió grandes daños en combate que inutilizaron su armamento e incendió la mayor parte del buque, por lo que se ordenó que se abandonara. Cuando nuestro protagonista ya estaba a salvo en la playa de Punta Cabrera, pudo ver que un compañero seguía atrapado en su buque así que, a pesar de estar exhausto, gritó a viva voz que no iba a dejar morir a ese hombre, por lo que volvió a meterse en la mar en medio del fuego enemigo y llegó nadando hasta él para rescatarlo, salvándole la vida, siendo el mayor gesto de humanismo y camaradería que desde siempre se ha fomentado en nuestra Armada.

Cuando llegó de nuevo a la playa, su comandante, D. Victor Concas, junto con el resto de sus compañeros, le ovacionaron como el gran héroe que demostró ser, pero D. José Casado actuó con la mayor humildad y no le quiso dar la menor importancia al valiente y noble gesto que acaba de realizar. El compañero al que salvó era el Cabo de mar D. Ricardo Bellas Rival, casado y padre de dos hijos que gracias a nuestro protagonista no quedaron ni viuda ni huérfanos. Por su acción y méritos en Santiago de Cuba, el Contramaestre D. José Casado Ferreiro recibió la preciada Cruz al Mérito Naval con distintivo rojo.

El primer Contramaestre Casado también sirvió en la Armada como buque auxiliar de transporte. Aquí le podemos ver con las marcas de neutralidad durante la Segunda Guerra Mundial (FOTO: Foro Naval)

Casado llegó a servir en la Armada Española hasta el año 1911, llegando a participar en 1909 en varias operaciones navales en la Guerra de Marruecos. Pero su salud se encontraba ya quebrada debido a diferentes heridas y dolencias, por lo que solicitó el merecido retiro, entrando poco después a trabajar en los astilleros ferrolanos de la Sociedad Española de Construcción Naval (la actual Navantia) donde la mala suerte le jugó una mala jugada cuando con la entrada del acorazado España en el dique faltó una estacha, que al saltar le golpeó en una pierna, produciéndole una terrible caida que le fractura gravemente el cráneo, lo que le produjo el deceso en unas pocas horas. A su funeral acudieron muchos compañeros de la Sociedad Española de Construcción Naval (SECN) y de la Armada Española. En el entierro no faltó el cabo D. Ricardo Bellas Rival, que fue a dar el último adiós a aquel valeroso hombre que le salvó la vida en Santiago de Cuba cuando ya lo daba todo por perdido.

Años después, desde la Armada se consideró que aquel valeroso marino y su heróico gesto era un hecho digno de la mejor tradición marinera y castrense que merecía ser recordado como ejemplo para las futuras generaciones, por lo que se decidió que un barco de la Flota llevara su nombre en homenaje. Es así como nos encontramos con el primer buque que lució con orgullo el nombre de Contramaestre Casado, siendo un barco de vapor preparado para el transporte de carbón, construido en Gran Bretaña por el astillero Armstrong de Barrow en 1920, siendo entregado a la Armada el 8 de febrero de 1921.

Manómetros y repetidor en la Sala de Máquinas del Contramaestre Casado (A-01). A pesar de tener casi setenta años, el aspecto general presenta un estado casi impecable para el tiempo que tiene, lo que habla muy bien del trabajo de su dotación (FOTO: Foro Naval)

Con 3.282 toneladas brutas de desplazamiento, tenía una eslora de 104, 2 metros, con 14,6 de manga u 6 de calado. Lo propulsaba un motor de triple expansión alimentado por tres calderas Wowden que le daban una fuerza de 1.900 CV capaces de hacer andar el buque a 10,5 nudos. Para autodefensa se le instalaron cuatro cañones de 42 mm, repartidas dos en la toldilla y dos en el castillo, siendo tripulado por una dotación de 107 marinos.

Este primigenio C. Casado intervino en la Campaña de Marruecos transportando el vital carbón que servía de combustible a los buques de guerra, abasteciendo a las fuerzas allí destacadas. Varios años después el buque sufrió un motín a bordo, cuando encontrándose en Ferrol sus oficiales se sublevaron el 18 de junio de 1936. Durante la fraticida Guerra Civil Española el buque fue usado como buque prisión. Tras la guerra siguió sirviendo a la Armada hasta su baja en 1953 (curiosamente el mismo año en que se botó el segundo C. Casado en Suecia) siendo a continuación desguazado en Málaga.

Cuadro de Corriente Continua en la sala de máquinas del C. Casado (A-01) donde llama la atención el modelo de los interruptores, muy diferentes a los que tienen las modernas fragatas o BAM de la Armada, de aspecto más moderno (FOTO: Foro Naval)
Motor Sable del Contramaestre Casado (A-01). A pesar de tener casi 70 año sigue funcionando a la perfección (FOTO: Foro Naval)

CONSIDERACIONES FINALES

Como ya vimos al principio, el buque de transporte ligero Contramaestre Casado (A-01) es uno de los tres buques más veteranos de la Armada junto al buque escuela Juan Sebastián de Elcano (A-71) y el patrullero fluvial Cabo Fradera (P-201), siendo el C. Casado y el más antiguo de “los grises” aún en servicio. En la actualidad ha sido sometido a obras de mantenimiento y de remodelación, con el objetivo de que pueda seguir sirviendo en su cometido al menos hasta el año 2022, habiéndose mejorado durante la varada realizada estos pasados 2018 y 2019 la habitabilidad y realizado varias reparaciones de consideración, como el alineado del eje propulsor, palas de las hélices y del timón, mejora de la estanqueidad, revisión del motor principal y la puesta a punto del motor auxiliar y demás equipos auxiliares.

Cuando no se requiere de la Bodega Nº 3 del Contramaestre Casado, se transforma en un completo y equipado gimnasio, lo que sirve para mantener en forma a la dotación del buque y a subir la moral con el sano ejercicio físico (FOTO: Foro Naval)
La razón de ser del buque Contramaestre Casado (A-01) en la Armada es su capacidad de transporte, disponiendo para ello de cuatro bodegas de carga (FOTO: Foro Naval)

Desde la Armada no se ha contemplado aún ninguna posible adquisición que vaya a relevar a este buque, si bien es de esperar que pueda seguir navegando algunos años más allá del 2022 y que pueda ser sometido a futuras intervenciones de gran carena para su mantenimiento y conservación, con la intención de que pueda seguir operativo algunos años más.

No obstante el buque se encuentra en buena forma tras pasar por el astillero el año pasado y la Armada seguirá dando buen uso como transporte ligero dependiente de la Fuerza de Acción Marítima, siendo de prever que siga interpretando durante algunos años más su papel de “buque objetivo” en los diferentes ejercicios y maniobras de adiestramiento que, necesariamente, deben realizar las fuerzas de operaciones especiales, tanto de la propia Armada como colaborando con la UEI de la Guardia Civil y los GEO del Cuerpo Nacional de Policía, ya que simula a la perfección el perfil de un buque mercante civil realizando simulacros de tráfico ilegal, emergencias, etc. lo que proporciona un gran realismo que repercute en la buena calidad del adiestramiento.

Para finalizar solo nos queda desearle desde estas lineas buenas singladuras al “Abuelo Gris”, que es como cariñosamente le llaman muchos marinos de la Armada, que siguen apreciando sus elegantes lineas clásicas de hace 70 años, cuando la navegación se realizaba sin tanta tecnología digital y había que aferrar con aplomo y firmeza el timón en la mar, deseando también lo mejor a nuestros amigos y guías a bordo, el Brigada Electricista D. Francisco Ullés y a los dos Contramaestres, los Sargentos 1° D. Félix Pérez y D. Julio Sánchez, así como a toda la dotación del Contramaestre Casado (A-01) y al Sr. Comandante del buque, el Capitán de Corbeta D. Andrés Díaz Rodríguez (antiguo piloto de helicópteros SH-3D Sea King de la Quinta Escuadrilla de la FLOAN) para que tengan siempre una buena navegación y los mayores éxitos en sus carreras profesionales en la Armada sirviendo a España en la mar. ¡Hasta pronto amigos!

Juan C. Ortiz (FORO NAVAL)

Caballeros Legionarios marchando a paso ligero tras desembarcar del buque Contramaestre Casado (A-01) durante el Jueves Santo malagueño (FOTO: Foro Naval)

CARACTERÍSTICAS

Astillero: Eriksberg M/V A/B, Gotemburgo

Botado: 1953

Asignado a la Armada: 1982

Desplazamiento: 5.300 t apc

Eslora : 104,2 m

Manga : 14,4 m

Calado: 6,1 m

Propulsión: 1 motor diésel. 1 hélice

Potencia: 3.600 cv

Velocidad: 16 nudos

Tripulación: 72 personas

Capacidad de carga: 2.743 Tn. a repartir en dos bodegas

Armamento: 2 cañones Oerlikon de 20 mm y 2 MG-3 de 7,62 mm

Aeronaves: plataforma a popa para un helicóptero medio (AB-212)

IMO: 5205473

MMSI: 224758000

Indicativo de llamada: EBQC

VIDEO DEL CONTRAMAESTRE CASADO NAVEGANDO: https://www.youtube.com/watch?v=bUgQqz3V5Bg

El Buque de Transporte Ligero Contramaestre Casado (A-01) atracado en la Estación Naval de Porto Pí, en Palma de Mallorca. Dibujo realizado por nuestro compañero de Foro Naval, Txema Prada.

ForoNaval© 21/12/2020

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
Prohibida su reproducción total o parcial sin permiso o mención a sus autores.

5 Respuestas a “El buque gris más veterano de la Armada Española. Así es el Contramaestre Casado (A-01)

  1. Gran artículo. Lo veo con frecuencia atracado en La Carraca y también lo recuerdo en Rota. Uno de sus cometidos era llevar a los marineros de reemplazo que iban destinados al arsenal de Las Palmas desde el añorado CIM de San Fernando. Pero no lo había “visitado”. Tiene un aspecto fenomenal, con un aire vintage años 60 elegantísimo en las cámaras de suboficiales. Larga vida al abuelo.

  2. Pingback: CONOCEMOS AL PRIMER COMANDANTE DEL NUEVO BTL YSABEL (A-06) | Foro Naval·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s